Serapia Martin Martin, vecina de Vega de Bur (Palencia) España, era una persona excepcional, que vivió sus 88 años en  unas circunstancias especiales. Mujer valiente, resolvió formidablemente los muchos desafios que la vida la impuso.

Nació el 14 de Noviembre-1916 y era la mayor entre 6 hermanas y 1 hermano.Sus orígenes son netamente ojedanos. El "Martín" paterno procede de San Pedro de Ojeda (Palencia), y el "Martín" materno viene de Pisón de Ojeda (Palencia).


Serapia viene de Serapis, en griego Σέραπις. Era un dios de fusión y asimilación de creencias religiosas greco-egipcias, al que Ptolomeo I,  año 300 a.C, declaró patrón de Alejandría y dios oficial de Egipto y Grecia con el propósito de vincular culturalmente a los dos pueblos. Serapis fue adorado, principalmente, como dios de la curación.


Su padre, Severiano Martin Baños:

SAVERIANODOS.JPGFIRMASEVERIANO.JPG


Su abuela paterna, Petra Baños Fraile:
PETRABAÑOS.JPG

Padre:Severiano Martín Baños, nacido el 8-Noviembre-1882 en Vega de Bur (Palencia). Falleció el dia 10-Octubre-1941 en Vega de Bur. Vivió 59 años.Labrador. Boda:16-Julio-1913.Madre: Manuela Martín Fraile, nacida el 17-Junio-1890, en Vega de Bur (Palencia). Falleció el dia  1-Diciembre-1952 en Vega de Bur. Vivió 62 años. Boda: 16-Julio-1913.  
Abuelos paternos: Mariano Martín Cuesta, nacido el 8-Septiembre-1845 en Olmos de Ojeda (Palencia) y Petra Baños Fraile, nacida el 22-Febrero-1849 en Payo de Ojeda (Palencia).Abuelos maternos: Manuel Martín Santos, nacido el 1-Enero-1849 en Pisón de Ojeda (Palencia), y Eduviges Fraile Andrés, nacida el 17-Octubre-1850 en Vega de Bur (Palencia).
Bisabuelos paternos: Juan Martín Calvo, nacido el 27-Mayo-1819 en Moarves (Palencia) y Petra Cuesta Aparicio, nacida en Quintanatello de Ojeda(Palencia).Bisabuelos maternos: Juan Martín Ortega, nacido el 4 de Marzo-1808, en Pisón de Ojeda (Palencia) y Juliana Santos Grande, nacida el 17-Febrero-1826 en Payo de Ojeda (Palencia).
Tatarabuelos paternos: Pablo Martín Izquierdo, nacido el 15-Enero-1780 en San Pedro de Ojeda (Palencia), y Juliana Calvo Garcia, nacida en Olmos de Ojeda (Palencia). Tatarabuelos maternos: Juan Martin Martin, nacido el 12-Junio-1779 en Pisón de Ojeda (Palencia), y Bernarda Ortega Ibáñez, nacida el año 1787 en Vega de Bur (Palencia).Falleció en Pisón de Ojeda el 8-Febrero-1867,a los 80 años.
Tetrabuelos paternos: Lucas Martín Fernández de Manzanedo, nacido el 16-Octubre-1739 en San Pedro de Ojeda (Palencia), y Maria Izquierdo Pies, nacida en Villaescusa de Ecla (Palencia). Tetrabuelos maternos: Pablo Martin Miguel, nacido el 10-Junio-1736 en Pisón de Ojeda (Palencia) y Tomasa Martin Fernández, nacida en Pison de Ojeda (Palencia).
Pentabuelos paternos: Francisco Martín Garcia, nacido el 30-Septiembre-1700 en San Pedro de Ojeda (Palencia), y Beatriz Fernández de Manzanedo, nacida en San Pedro de Ojeda (Palencia). Pentabuelos maternos: Juan Martín Gutiérrez, nacido el año 1700 en Pisón de Ojeda (Palencia), y Maria Miguel Garcia, nacida en Pisón de Ojeda (Palencia).
Hexabuelos paternos:  Juan Martin Martin, nacido el 8-Marzo-1653, en San Pedro de Ojeda (Palencia), y Antonia Garcia, nacida en San Pedro de Ojeda (Palencia). Hexabuelos maternos:  Toribio Martin nacido el año 1665 en Pisón de Ojeda (Palencia), y Maria Gutiérrez, nacida en Pisón de Ojeda (Palencia).


La excepcionalidad de Serapia empieza en la infancia, ayudando a su madre a criar a sus 6 hijas, por lo que vive en un ambiente plenamente femenino, que contrasta con el agobiante mundo masculino, que le tocará, al casarse.

 

 

 

La vida de adolescente se desarrolla normalmente, con salud y energia. En la escuela mixta de Vega de Bur recibe las enseñanzas propia de su época, "para valerse en la vida". Sabia lo mucho que enseña la vida. Se ha conservado una fotografia del año 1927, del grupo escolar, cuando Serapia tenia 11años.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 A sus juveniles 18 años tenia este expléndido aspecto:

 

 

Apenas cumplidos los 18 años se casa con el chico de su localidad, Gil Fraile, labrador, el día 1 de Junio de 1935, lo que supuso hacerla madurar de repente.

 

Los recién casados establecen su domicilio en casa de los suegros de Serapia, ya muy mayores, a los que hay que sumar un cuñado soltero y un sobrino huérfano. Y para poner a prueba las energias de esta valiente mujer, vienen cinco hijos varones y una hembra. Y, como eran pocos, por la" Cruz de los Pobres", llegó a su casa un mendigo muy apañado "Gildos" (Hermenegildo Sánchez), originario de Avila, que fué acogido, desde el primer momento, "como de casa". Picaba leña y comia a la mesa con toda la familia. ¡Un varón más!. ¿Quién se lo iba a decir a Serapia? Ella, criada entre chicas, se encuentra a los 18 años con cinco hombres, y ninguna mujer, que le eche una mano, porque, en este momento, su suegra está a punto de morir. Despues vendrían seguidos cuatro hijos varones, hasta que ¡Por fin! nació una hija.  El sexto hijo tambien fué varón.Singular paradoja la de Serapia: De un ambiente netamente femenino: 6 hermanas, pasa a tener en su casa 8 hombres.

 

 

 

 

Se multiplican los esfuerzos para cocinar ( las tortillas se cuentan por miles), lavar en el rio, coser pantalones, cocer el pan en el horno, (21 panes de 2 kilos cada hornada), atender a los animales domésticos, y ayudar en las faenas del campo.

 

La necesidad de buscar una explicación a su situación la convierte en una mujer muy religiosa, de fé simple, pero profunda, donde el rezo del Rosario en familia sostenia dificultades y penurias económicas.

Hubo dos personas, aparte del marido y los hijos, de relevante importancia en su vida, por el apoyo y ayuda que la prestaron en criar a sus hijos: Su madre Manuela y su cuñado Juan:

 

En casa de Serapia siempre existió la silla de "atetar", más baja y acogedora,  que se diferenciaba de otras sillas, como puede verse en la siguiente fotografia:

 


De carácter jovial, era frecuente oirla cantar. No obstante lloró la  muerte de sus animales: 11 vacas y 2 yeguas.

 

Era dicharachera y se expresaba a menudo en refranes y dichos populares. Llamaba la atención de cuantos la trataron por su franqueza y sinceridad en decir lo que pensaba con total libertad.

 

El luto de negro riguroso durante los diez mejores años de su vida la marcó y la dejó mal recuerdo. Los usos y costumbres de su tiempo obligaban a las mujeres a vestir de negro durante dos años por cada familiar muerto. El año 1938 muere su suegra. En 1941 fallece su padre. En 1943 muere su suegro. En 1953 fallece su madre. En 1967 muere su marido. O sea, pariendo y de luto. ¡La vida y la muerte!

Vivió casada 32 años. Al quedarse viuda en 1967, emigra a Vizcaya, concretamente a Basauri, iniciando una nueva etapa de su vida mucho más confortable y desahogada.

 

Asistió complacida a las respectivas bodas de sus hijos, lo que dió lugar a cinco nueras ¡cinco nueras!, un yerno y nueve nietos.

 

Despues de casar a los hijos, disfrutó de la vida durante 38 años. La encantaban los viajes. Visitó la mayoría de las ciudades de España. Peregrinó al Rebollar, Lourdes, Covadonga y Santiago de Compostela. Viajó en avión a Palma de Mallorca. Hizo turismo en Benidorm, Alicante, Santa Pola y Roquetas de Mar, entre otros.

 

Su presencia  en la reunión anual de" las hermanas Martín" en el Rebollar, es una muestra de su sociabilidad y familiaridad.

 

Durante varios años celebró su santo y cumpleaños invitando a sus hijos, nueras y nietos a comer en un Restaurante. Se sentia feliz rodeada "de los suyos".

 

Un acto social en el que disfrutaba de forma especial era la comida anual que celebraban los emigrantes vegaburenses, residentes en Vizcaya.

 

 

 

Poco a poco el paso del tiempo hizo mella en su cuerpo y fué apagándose lentamente.

 

Falleció el día 28 de Enero del año 2005  a los 88 años,y está enterrada en el Cementerio de Vega de Bur (Palencia).  A modo de aprobación de esta crónica, ésta era su firma:

                                  ============================

 INICIO                                                             Febrero-2011